martes, 12 de junio de 2012

El día que llegue la Parca...

Simplemente somos estúpidos, no hay adjetivo que mejor nos defina. Sin duda, habremos desarrollado aviones, internet, y mil gilipolleces más como la silicona para las tetas o las pistas de tenis y los coches de fórmula uno, y el baloncesto, tipos grandes que parecen gilipollas intentando meter una pelota en un aro; por no hablar del puñetero fútbol, soccer en américa del norte (otros tontos que no tenían un buen surtido de inútiles deportes y encima adoptan el fútbol). Y es que una buena sociedad, si aparte de cristiana, la tienes bien entretenida, puedes ir pegando petardazos por el mundo, destripando tripas de niños pequeños, violando mujeres y destrozando países para beneficio de unos pocos y descalabro de unos muchos.
Joder.... qué mierda es este trozo de tierra en el que estamos, en el que nos hacen nacer, nos malcrían, nos engordan, nos envilecen y luego nos sueltan al ruedo para mordernos y deborarnos los unos a los otros.
Y aquí seguimos, 10.000 años después de plantar la primera semilla, 160.000 años desde que somos especie reconocida, joder unos 4 millones de años desde que bajamos de los árboles, para rascarnos las pelotas y el culo, y decidimos expandirnos por la gran esplanada que se abría ante nuestro ojos, y ¿qué? de qué ha sirvido; de bien poco ostia, no hay diferencia entre el tipo que se comía el tuétano de los huesos de los animales muertos y el tipo que se come toda la basura que le sirven en los restaurantes de comida rápida. El día que llegue la Parca nos pillará rascándonos el culo y las pelotas y pensando en pagar la hipoteca.