miércoles, 22 de noviembre de 2017

10:00 de un día cualquiera

Sigo en la cama y son la diez de la mañana. Los pensamientos, hoy, van a cámara lenta. Son irrelevantes, tal vez. Cada vez tengo menos ganas de hablar, cada vez se agudiza mi sensación hacía el ser humano que lo identifico con una cucaracha. Plagados de egos, no hay lan ni destino, lo que haces tú lo podría hacer otro. Lo podría hacer yo pero no me apetece; a mí lo único que me apetece es "rascarme los sobacos". Hace poco envié un texto a un concurso literario. Obviamente no gané. Nadie quiere escuchar la verda sobre la vida. Ganaron texto aburridos, textos escritos por niños grandes que aún tiene deseos o esperanzas en este yermo terreno. Pero como he dicho, y copio "El destino es una culata de la que no esperes salir bien parado". Y es así. Al final después de estar en guerra con vida llegara la parca y nos pondrá a todos en el mismo lugar; se cerrará la puñetera caja y entonces encontraremos la única verdad universal. El final de una estúpida existencia. Seguid jodiendo.

martes, 21 de noviembre de 2017

Rotundidad

Me muero con rotundidad; de hecho todos morimos. Lo que sucede es unos somos consientes y otros, desgraciadamente la jodida mayoría, piensa que son eternos. Pero la realidad es que desde que te paren, te expulsan, a la sucia vida, sin tú pedirlo, por cierto, empiezas a morir. Es duro, mierda, pensar así, pero es como funciona. Luego te queda un asqueroso y jodido techo hasta que tapan la tapa.
Si eres valiente puedes acabar con ello antes levantando un dedo mientras caes.

jueves, 1 de junio de 2017

Guerreros

https://www.youtube.com/watch?v=OAsn3DME_E4

Me machaca el martillo en la cabeza. Pero intento seguir en pie, tengo motivos suficientes, y no son consuelos ni sueños. Es realidad. Es el ahora. Es la vida misma, el ahora. No pienso dejar nada para mañana. Quiero, quiero que queráis luchar, como los buenos guerreros, plantarse ante las adversidades y vencerlas. Aunque te de la sensación que vayas contratodos que les jodan a los que sigan como borregos el camino marcado, el camino el camino recto, el fácil. Toma una decisión, ni las dudas, ni los que te vengan hacer dudar, les sacas el dedo, les enseñas el culo. Amar, abrazar a los tuyos y lanzarte al vacío. Es todo mentira nos engañaron con lo que ellos llaman bienestar.

A tomar culo, seremos guerreros.

jueves, 18 de mayo de 2017

No renace la primavera

No dejar el tiempo pasado tranquilo, sino que rememoras los acontecimientos pasados. Pesan en tu conciencia y te aplastan y te devoran y vuelven uno tras otro. Es imposible convencerte que aquello pasó y no lo puedes cambiar. Y lías un cigarrillo y te lo fumas. Y te pones una taza de café y lo bebes. Y sientes como el nerviosismo te invade. Las siete de la mañana es una buena hora, el resto mientras pasa el día es un infierno. Tienes la mesa llena de mapas, libros y dossieres que has ido acumulando durante días. Quieres irte lejos, para olvidar, pero eres consciente que tu mente, tus pensamientos, tu pesadumbre te acompañará allá donde vayas. Lo único que me hace olvidar este desasosiego es la verticalidad, dónde todo transcurre en silencio, donde las yemas de los dedos y la puntita de los píes es lo que te mantiene sujeto a la vida. Cada día arriesgas más para ver hasta dónde tus palpitaciones se vuelven insostenibles pero aún parece que queda lejos ese momento. 
Las motas de polvo se entreven mientras la luz del sol se cuela por las pequeñas rendijas de la persiana no del todo cerrada. Oyes la vida fuera; los pájaros, los coches, la olla a presión de la vecina. Pero eres incapaz de levantarte de la cama. Eres incapaz de ser persona, de que otros se sientan bien a tu lado; de darte una ducha, salir a la calle, renacer mientras miras el verdor de los árboles. Los campos de cultivos, las amapolas que puedes observar. Deseas que tus Penélopes lleguen un día en que ya no te esperen para no sentirte culpable, para ahondar más en las profundidad de tus miserias, y por fin para que seas valiente para no tener que ver como otra primavera renace y tú únicamente mueres lentamente.

martes, 16 de mayo de 2017

Odio

Siento odio hacia mí mismo. Hacía la banalidad por las cuales nos comemos unos a otros. Por la meritocracia. Por las bolsas de plástico que nos hacen pagar cuando todo viene envuelto en plástico. Por los que viven siempre pensando en el futuro. Algo que no existe; algo de lo que no somos dueños, ni podemos controlar. Hoy, ahora, ni esta tarde siquiera. Pum! muerto de mil maneras sin sentido; la muerte es real, la vida pura casualidad, todo aleatorio. Odio los planes de pensiones que anuncian los bancos en sus escaparates. Odio el miedo a la muerte. El miedo a vivir. Odio los que ahorran con ahínco; y a aquellos que te hablan del por si "acaso". Los que postergan sus sueños para una mañana.
Detesto este sufrimiento, este no saber estar. No disfrutar de nada, y de sentir asco en cada movimiento, en cada fibra de mi cuerpo, en cada átomo que me traspasa. Me abruma saber que el cosmos es infinito y nosotros solo motas de polvo en él. 
Somos azar, y no hay nada más. Se apaga la máquina y no queda nada más que oscuridad. Odio  seguir en funcionamiento, y que otros quieran que siga en funcionamiento. Deseo el olvido y la oscuridad. No anhelo el recuerdo de mí en otros. 
Odio tanto que por eso no mendigo. Prefiero ser lavaplatos a abogado. De hecho no quiero ser nada. Tan sólo volar, un poquito, si puede ser antes del final. Un final que espero no tarde en llegar.

jueves, 4 de mayo de 2017

Hoy he renacido

Ayer fue un día en que la pena me recorrió todo el cuerpo. Una pena profunda que no te deja respirar, que no te permite ser una persona real, una persona que no se merece existir, que siento un dolor inmenso, que no se puede explicar, transmitir ni percibir por el resto. Tal vez esto sea lo más frustante. Pero es tóxico para los demás. Lo siento. 

Hoy he renacido. Me ha dado una tregua. La angustia a mermado, el dolor parece que casi no existe ¿por qué? no tiene sentido. Pero tengo hoy tengo ganas de alzar el vuelo, de amar a tod@s; a mis hijos, a mi compañera, a mis amig@s. Hoy tengo ganas de pensar en vosotros, en el futuro; hoy dejo de pensar en la soga; en el fin hoy tengo ganas volar. Volar lejos, cerca, de compartir.

lunes, 24 de abril de 2017

A la Mierda

Y golpeo; la mesa, la silla, la puerta. La puñetera desesperación. Desesperanza. No quiero ir a ningún lado. No quiero nada. Solo quiero reventar. Reviento a cada momento de dolor. Reviento contratodos los que están a mi alrededor. El cáncer te marca con una fecha de caducidad; esta mierdo no. Te destroza pero no te aniquila.

Vayan a la mierda los psiquiatras, ni que decir los putos pagafantas de los psicólogos. Mierdas con batas blancas, chupatintas iletrados que no saben una mierda. Únicamente leyeron cuatro asquerosos manuales académicos infumables.

Soy un tullido a la deriva. Pero mi incapacidad no sé ve. Pero el dolor me desquebraja. Deseo la muerto, no quiero volver renacer de madrugada. Deseo bajar al infierno a ver si hay nieve bien baratita.

Somos máquinas y lo tengo miedo a la desconexión . Oscuridad y nada más. Ni recuerdos, ni pasado, ni futuro, todo absoluta invención de la estúpida, e innecesiaria "racionalidad" humana. El salto definitivo de la nada a la oscuridad eterna.

Apaga la puta batidora, todo el puto día cocinando fritanga. Joder vaya mierda los vecinos.

Robe - De Manera Urgente

jueves, 20 de abril de 2017

DESESPERACIÓN

Que pasa. Siguen pasando las primaveras y yo no aguanto más. Nadie es capaz de decirme lo que me pasa. Yo merezco esto. Mi familia se merece esto. El tiempo se evapora y yo sigo sin respuestas. Ya no aspiro a ser mejor; ni siquiera andar por encima de las nubes, la existencia me resulta dura, el tiempo no tiene valor para mí, me siento cansado y hundido. Siento que voy a caer en cualquier momento, pero definitivamente sin posibilidad de volver levantarme. Mis amigos los encuentro lejanos, los buenos amigos, el resto ya no los distingo, será que estoy excesivamente a la deriva. 

El tiempo, presiento, que se me acaba, que me marchito definitivamente sin remedio, arrepentido no me quiero marchar, quiero irme en paz con todos que quede en recuerdo como un ser extraño pero ávido de vivir, pero que la vida le resultaba demasiado extraña, pensada para otros, no para mí (para él). Nada de lo que me sucede es negativo, me da igual que otros consideren que puedan andar por encima de todo, sin necesidad de preguntarse si están caminando sin necesidad de preguntarse a quien pisotean. Creando sus moralidades para justificar su propia vida. Yo no puedo justificar absolutamente nada. No puedo pensar solo en mí, en los míos, no puedo seguir mirando como nos devorando unos a otros. No puedo ver la destrucción. 

No puedo leer. No puedo caminar. No puedo hacer nada sin que un martillo me machaque cada una de mis neuronas. Dolor, desesperación. Esa es mi propia existencia. Me duele el pecho. Ya no me consuela ni tus abrazos, ni sus sonrisas, ni sus superaciones. 

Por favor seguir sonriendo, únicamente somos motas de polvo, en los cuales nuestros deseos no tienen ninguna importancia. Prefiero convertirme en átomos de luz que viajen más allá de donde nos encontramos.

martes, 7 de febrero de 2017

"Si la mierda tuviera valor los pobres nacerían sin culo"

Esta mñana me he levantado algo atormentado. No asustado, ni sudorando, ni nada por el estilo. He soñado con algo eso lo tengo claro. Pero no recuerdo el qué. Lástima.
Pero me he despertado inquieto y rabioso de eso estoy seguro. El problema ha sido que me he levantado con unas ganas de cagar terribles ¿cómo te puedes despertar con ganas de cagar? No sabía que esto te pudiera pasar. No sé si a alguien le pasa o incluso si alguien puede padecer algún tipo de patología semejante. Claro que conozco casos de diarreas, pero eso ya de por sí lo entendemos todos. Normalmente la gente se despierta de golpe por el sonido del despertador (gran invento, por cierto); por el codazo de tu pareja para que vayas a trabajar; por el sonido del teléfono de alguna telefonista que no calculó bien los husos horarios y te quiere vender alguna mierda de producto financiero o seguro (de vida, o plan de pensiones, pero ese es otro tema que ya se me ocurrirá de escribir, que grandes son los puñeteros planes de pensiones). Te puedes despertar por el llanto del bebé que tienes en la habitación contigua y que quiere ves a saber el qué ( dolores, cambio de pañales, joderte la existencia). Por el timbrazo del portero si tienes turno de noche. ¿Pero para cagar? Joder, nadie nunca me ha reconocido tal asunto. Pero el mero hecho de cagar.
Realmente ha sido una batalla extraña. He pegado un brinco con el culo a punto de estallar. Con esa cosa a punto de salir como si de un parto se tratara. Me ha dado igual que el suelo estaba frío, me ha dado igual que los otros estuvieran durmiendo, he abierto la puerta de golpe y he recorrido el gélido pasillo ha toda mecha, he entrado y cerrado el lavabo de un portazado. No he pensado en la taza, solo he levantado la tapa y me he sentado, se me había olvidado bajarme los pantalones del pijama, me he vuelto a levantar y ahora si, el dolor gélido en las nalgas me ha pasado desapercibido. He cagada y cagado. Y luego me he dado cuenta que por el camino había cogido papel y boli por si se me ocurría alguna buena idea. Pero lo único que se me ha ocurrido esta mierda de relato.

jueves, 2 de febrero de 2017

PERDIDO EN UN SUEÑO

Luís era un niño soñador. No tiene nada malo ser soñador.
Siempre iba pensando en guerreros,
en viajes al espacio, en encontrar el fin del infinito,
en historias fantásticas donde el cosmos fuera su hogar.
¿Qué le pasaba a este niño? se preguntaban todos.
A Luís le importaba un comino, si la camisa le quedaba pequeña, grande, si la llevaba por dentro o por fuera, o los pantalones rasgados o zurcidos, para él el tiempo era un pura burla que no acababa de entender. Un palo y un poco de tierra se convertían en la máxima expresión de libertad.
Cuando cumplió 8 años, su madre le dejaba a por el pan solo. Él por el camino batallaba con feroces bandidos, que fabricaba un cohete, volar a Marte para sentir la soledad. Cuando se daba cuenta había pasado muchísimo tiempo desde salió de casa. El pan estaba frío.

viernes, 27 de enero de 2017

POEMA ADAPTADO DE CHARLES BUKOWSKI EN BASE A UNA REFLEXIÓN EN PROSA...

No tengo ni idea de dónde ha salido esto...

No hay vidas suficientes en un hombre
para conquistar el arte,
y mucho menos
hombres suficientes
para criticarlos.

Me muero sin enfermedad,
me muero
me muero
de una existencia demasiado frìa
para esforzarse

Y es que,

Miro el día resplandeciente
y horrible,
que me retuerce el estómago
"y me oprime el alma"

y tú,
¿nadie más se siente así?
¿de verdad estoy loco?

¿de verdad estoy loco?

jueves, 26 de enero de 2017

"El rey al Cervino"

"-Manuel
-¿Qué pasa?
-Que pena que nadie nos fusile el alma?
-Puto revolucionario de los cojones. Ya me has jodido la tarde.
-¡Qué te den! Tú no entiendes nada."

Suena el teléfono. Son algo más de las nueve de la mañana los niños se han ido al colegio (creo) Yo dupliqué por equivocación la dosis de Diazepan y Tripteral y mi mente flota sin saberse dónde agarrarse. Al final de tanto insistir descuelgo el fijo. (Si chavales hay gente que tenemos fijo en casa. Es de esos aparatos que no puedes llevarte a ningún lado, están en casa y sólo sirven para hablar.)

-¿Diga?
-¿Señor Miguel?
-¿Con quién hablo?
-Mire somos de la Casa Real.
-¿Casa Real?
-¿Que quieren? Hace tiempo que dejé de quemar banderas y destrozar retratos. Ahora me dedico a soñar.
-No se preocupe. Estamos al corriente de su exigua y sombría existencia.
-AAAhhhhh. Por favor vaya al grano. Al ser posible tuteme que me siento mal hablando de usted. No se lo tome mal pero a psicoterapeuta también se lo dijé desde el principio.
-El protocolo no nos lo permite...
-Cojones con los putos protocolos. Le pienso colgar sino me dices lo que quieres. Aparte soy Republicano o mejor Anarquista (individualista), y no os tengo mucha simpatía.
-A nosotros eso nos tiene sin cuidado. Le llamamos para encomendarme una misión.
-¿Una misión? Yo fui desertor... no entiendo de mi misiones pero sí de voluntades individuales.
-Bueno dejese de quejarse y escuche. Le llamamos para que lleve al abdicado rey Juan Carlos al Cervino.
-¿Al tipo que mata elefantes? Pero si ese hombre va con muletas. ¿ a parte al Cervino? ¿qué tengo que ver con el Cervino? y ¿cómo cojones voy a subir a un tipo con esa edad y en muletas al puñetero Cervino?
-No nos importa su opinión. Únicamente se le informa y le damos una fecha para que se prepare...

Oscuridad, olvido...

Me veo en una furgoneta de lujo llegando a Cervinia, que obviamente no se parece en nada a la Cervinia que yo conozco. Me han preparado un equipo de última generación para mí pero Juanca va en traje y con sus muletas. Hay un vendaval de nieve, frío y se prevé que nieve. Les comento que no es el mejor escenario para subir allí arriba. Los muy cabrones les da igual, Juanca va a subir sí o sí. Me cuelgan un banderón con el aguilucho. Me están jodiendo bien. ¿Qué mierda de sueño es este? ¿Qué cojones me está provocando esto? Supongo que la mayoría estaría orgullosa de estar aquí pero yo estoy paralizado y asustado. Los psicofármacos te vuelven algo extraño. Ayer soñé con pajaritos que me hablaban o sueño con Alpinismo mezclado con realeza. Voy a imprimir esto para dárselo a la psiquiatra. Posiblemente se replante su profesión.

Oscuridad, agitación... suduración...

Suena el despertador. Me espera otro día vagabundeo y preguntas sin respuetas. El aire y la verticalidad podrían ser un buen remedio. Pero de esto no haya a diario.

Joder tendrían que recetar a cada paciente con problemas mentales los medicamentos que se ajusten a sus necesidades.

Sueño otra vez:

-Señor Miguel le receto cuatro vías largas por semana recoja en la farmacia a su guía que hará de compañero de cordada. Acuérdese (te hablan siempre de usted los muy cabrones y yo pierdo los nervios) de hacerse bien el "ocho".

Y pienso no soy infinito.


-

lunes, 23 de enero de 2017

Hoy soñé vegano



Y pasan los meses. Y la inspiración existe pero te tiene que pillar trabajando (no es mío es demasiado bueno). Pero yo no trabajo y vivo entre ensoñaciones. Trileptal,Duloxetina, Tranquimacín, Diazepan, Quetiapina; y pasan kis neses y nadie te dice nada. Locura, exceso de cordura, tal vez demasiado bienestar. No hay voces pero si conversaciones. Con uno mismo, con mi propio yo, con mi propio subsconciente ¿con qué? ¿con quién? Es indiferente.
Hoy me he levantado extrañamente normal. No significa que vaya a cagar donde ellos me digan. He sentido el mismo asco por los uniformados como cada mañana. Quieren que los niños crezcan y se eduquen diferentes y cada día hay un policía en la puerta del colegio. ¿Qué clase de mensaje es ese?
En fin vamos al meollo. Cada noche algo nuevo. No es cómodo pero si desesperante. Lúcido, loco, transgresivo que hace que mi mente se astille. Son los psicofármacos. ¿Qué pensaría un viajero de mi autobús a primera hora de la mañana cuando, conduciendo con 18toneladas y 200 amas a mi cargo le explico mis noches en vela?
Hoy estaba dormitando. Me habían invitado a una boda de una pija, una pija extraña, religiosa, con las bragas mojadas de tanto esperar ese momento; en escenarios conocidos entremezclados con otros proyectados por mi imaginación. La pija quería algo, no sé que cojones, una tontería, algo que no debía faltar en su último día de virginidad, y ese algo albergaba un nido de pájaros. Nadie muestra reparos. Desmontan tal cosa y el nido desaparece. 
Oscuridad.
El nido aparece, o lo encuentro, al lado de una papelera. Varios polluelos han desaparecido, quedan tres en malas condiciones vestidos con chaquetas de montaña pero helados de frío y hambrientos. Los recojo, y me hablan entre castañeos, joder los polluelos me hablan. ¿Y vuestra madre? Les pregunto. Y me dice el más sano mira bien dentro del nido. Y veo que la madre se ha convertido en un puñetero huevo frito ¡Joder! ¿Cómo es posible? La paradoja resuelta. Primero la gallina y luego el huevo. Un pájaro cría y luego se convierte un huevo, y posteriormente viene alguno y hace un huevo frito con lo que había sido la madre de los polluelos. Tiene que ser jodido ver a tu madre convertida en un huevo frito. Hay que ser cabrón. Les digo que no se preocupen que les echaré una mano. Me miran desconfiados, pero soy su única esperanza. No me extraña llevo una chaqueta llena de plumas de algún pariente suyo lejano.